4 puntos básicos que debes trabajar en tu estrategia de marketing online

Para todas las nuevas personas que me leen por primera vez, siempre me gusta recalcar que cada negocio es único, y por lo tanto,  cada negocio debe realizar unas acciones de marketing distintas a otro dentro de su estrategia de Marketing Online.
Cabe la posibilidad que 2 negocios aparentemente iguales tengan que realizar acciones distintas en función de la localidad en la que se encuentren, el target al que van dirigidos o las habilidades y valores de las personas que componen el equipo.

Por poner un ejemplo sencillo, un restaurante de playa no deberá ejecutar las mismas acciones de marketing que un restaurante con estrella michellin o un restaurante enfocado a bodas y eventos.

Sin embargo, cada negocio deberá trabajar una estrategia de marketing y los puntos clave sí deberán trabajarlos correctamente para crecer o seguir en el mercado:

Cuidar la imagen online
Promocionar el negocio en los canales adecuados
 Innovar y vigilar de cerca la competencia
Analizar y medir constantemente

(El ejemplo inicial de un restaurante sirve para todo tipo de negocios: abogados, dentistas, empresas industriales, agencias de viajes, agencias de marketing, etc.)

1.- Cuidar la imagen online

Del mismo modo que un negocio físico intenta cuidar su imagen hasta el último detalle, a nivel online es igual o más importante.

La primera impresión que recibe un potencial cliente al ver nuestra página web será la que marcará si nos acaba comprando o bien se decanta por alguno de nuestros competidores.

Si por ejemplo un usuario visita nuestra página web como primer punto de contacto con nuestra marca, querrá ver que la web carga rápidamente y la navegación es sencilla e intuitiva.

Normalmente hablamos de primera impresión en una primera visita a la página web, pero no podemos olvidar que cualquier canal por el cual nos puedan encontrar, va a tratarse de su "primera impresión". Por lo tanto, no podemos invertir todos nuestros recursos en el diseño y programación de la página web y descuidar o no trabajar del mismo modo las redes sociales (si las tenemos abiertas), la newsletter que enviamos, los artículos del blog, contenidos de la marca en  páginas web externas, etc...